Economy

DEDICATORIA.

En primera instancia quiero dedicarle este trabajo a mi familia, por el apoyo y la paciencia que han tenido para conmigo en este tiempo en el cual he estado capacitándome y formándome como PERITO, sabiendo bien que siempre me ha gustado el tema de la pericia automotriz y que voy a hacer de esta profesión algo importante.

Tesis Titulación Analista en Pericia Automotriz

Autor Fabian García

Tutor Fabricio Abasto @elfabri

AGRADECIMIENTO.

Quiero agradecer en primera instancia a mis delegados en Uruguay, Nelson Avila y Marcelo Pi los cuales me contactaron y me ofrecieron la posibilidad de capacitarme como PERITO AUTOMOTOR, es bien sabido que en Uruguay la única forma de llegar a ser perito es pertenecer al Ministerio del Interior.

Quiero agradecer a JULIO CESAR AQUINO por recibirme en la comunidad y estar siempre dispuesto a explicarme todas las consultas que en su momento realice y sigo realizando.

A los docentes todos, en especial a FABRICIO JAVIER ABASTO por su capacidad y gran profesionalismo al momento de dictar cada uno de los temas.

A CIDEPA y su gran equipo, pertenecer a esta comunidad me ha abierto los ojos a un mundo que pasaba a mi lado del cual no tenía conocimiento y que tanto mal les hace a las personas de bien. A Radio Sarandí 60 Escuchanos en vivo – Radio Sarandí 690 AM : Radio Sarandí 690 AM (sarandi690.com.uy) por el aporte de datos.

PRESENTACIÓN

Con los cambios de paradigma en el marco de un proceso penal acusatorio, el analista debe construir una mirada del contexto hurto automotor, ya que los delitos no ocurren al azar y debe tenerse en cuenta que la información, se canaliza por distintas fuentes.

Un principio muy importante de la prevención es que el delito se centraliza especialmente en determinadas personas, lugares y objetos. Esto indica que dirigir los recursos a los elementos donde el delito está concentrado rinde mejores beneficios preventivos. Estas concentraciones, que serán analizadas en pasos posteriores, tienen determinadas características que la mayoría de los criminalistas empiezan a conocer. (Clark y Eck, 2008).

Justamente el analista cuenta con muchos datos y poca información, según la regla de Pareto (conocido como la regla del 80-20, distribución A-B-C, ley de los pocos vitales o principio de escasez del factor, llamada así por su creador Vilfredo Pareto, el 20 % de los delincuentes explican el 80 % de los crímenes, o sea que se trabaja sobre una parcela de la criminalidad que acontece:

Es el fenómeno conocido como regla 80-20; esto es, que en teoría 20% del grupo es responsable del 80% de los resultados. En la práctica, rara vez el porcentaje 80-20 se presenta de manera exacta, pero siempre es un pequeño porcentaje del grupo el que está involucrado en el porcentaje superior del resultado final. (Clark y Eck, 2008).

La importancia del análisis radica en permitir, según el grado de conocimiento, salir de la intuición y posicionarse sobre el conocimiento, conocer los factores que permite planificar cómo intervenir desde las entidades y finalmente permite concluir y evaluar.

Según la fiscalía general de Colombia, en su página web:

Análisis criminal es el estudio sistemático e interdisciplinario del delito y de los factores problemáticos (socio demográficos, espaciales, y temporales, entre otros) que alteran la convivencia social e interesan a la investigación penal, para apoyar la función constitucional asignada a la fiscalía general de la Nación y propender por la garantía de los derechos fundamentales de las víctimas a la verdad, la justicia, la reparación y la No repetición.

 El análisis de contexto pretende salir de la investigación “caso a caso” o investigación “táctica” para ingresar a una investigación estratégica, ya no del caso individual, sino del fenómeno criminal y tratar de vincular el análisis criminal con las políticas de desarrollo institucional. Cuando se investiga un fenómeno criminal la solución para el mismo no  sólo implica un conjunto de medidas punitivas sino preventivas; esto es por un Código de Proceso Penal, de modelo acusatorio, tiene gran vinculación con el rol de la Fiscalía General de la Nación, de pasar de un estado reactivo (modelo clásico y tradicional del Fiscal que reacciona frente a la conducta ilícita ya desplegada) a uno proactivo y disuasivo (modelo de Fiscalía más moderno y protagonista), en el cual toma un rol fundamental la coordinación interinstitucional, ya que partimos del punto de vista de que el delito es un fenómeno social complejo que no puede ser solamente combatido a través de medios punitivos.

INTRODUCCIÓN

                                                 1) Planteamiento del fenómeno criminal

 El fundamento de esta investigación está dado por las resultas de los relevamientos realizados por la Unidad del SGSP, así como los datos proporcionados por el Observatorio Nacional Sobre Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior

. Se ha observado que los hurtos y/o rapiñas de vehículos constituyen una cifra significativa dentro de la globalidad de los ilícitos denunciados en el departamento de Montevideo.

 Tal fenómeno trasluce la existencia de números reveladores.

En efecto, si bien las denuncias de hurtos de vehículos han sufrido un descenso dentro del período 2019 a 2020, aunque en porcentajes se mantienen en una cifra del 16% anual del total de denuncias de hurtos, con escasa variabilidad, las denuncias de rapiñas de vehículos no siguen la misma tendencia, sufriendo un incremento, pasando de 11% en 2019 a 14,9% en el año 2020.

 Esta investigación tiene como objetivo principal, dar a conocer los diversos factores de incidencia y elementos facilitadores vinculados al mercado ilícito de vehículos, en una localización estratégica -departamento de Montevideo- en el período 2019-2020, los cuales podrían dar lineamientos para desplegar una actividad oficial (institucional, interinstitucional, tanto a nivel nacional como internacional) que esté dirigida a la prevención, disuasión y persecución del fenómeno criminal en estudio: hurtos, rapiñas y receptación de vehículos.

Asimismo, se observa y coteja dicha circunstancia en vinculación con el crecimiento que ha experimentado en los últimos años el mercado automotriz en nuestro país, así como el negocio relativo a la compra-venta de repuestos y el desarrollo del mismo en el los últimos períodos; a su vez se realizó una ubicación territorial del fenómeno por zonas policiales, año, seccional, marca de vehículos, días de la semana y circunstancias de orden natural.

 Además de los relevamientos referidos, se analizaron otros indicadores numéricos, a saber: “tasa x 1000”, índices de inflación, pobreza e indigencia en Uruguay en el referido período, para lo cual fue consultado el Reporte de la OPP y el Instituto Nacional de Estadística en cuanto al censo.

 Igualmente, se relevaron datos numéricos de las compañías aseguradoras del ámbito público y privado, en cuanto a la cantidad de denuncias recibidas por hurtos y/o rapiñas de vehículos, discriminados por marcas y valor económico de los recuperos.

Por su parte, se recibieron datos cuantitativos de otros actores vinculados al mercado vehicular, relacionados con marcas mayormente vendidas y con la realidad del mercado interno de autopartes.

·       Los datos obtenidos fueron proporcionados por las referidas organizaciones, Igualmente, se analizó la legislación vigente que se encuentra relacionada con la importación, exportación de vehículos y autopartes usadas, así como la vinculada con los controles, adquisición, registración de los vehículos en los distintos organismos estatales y municipales. Leyes: Nros. 16.871 (promulgada el 28/9/97), 17.250 (promulgada el 11/8/2000), 17.887 (promulgada el 19/8/2005), 18.083 (promulgada el 27/12/2006), 18.172 (promulgada el 31/8/2007), 19.171 (promulgada el 13/12/2013). Se consultó el Código Penal (arts.340 -hurto-, 344 -rapiña-, 350 bis -receptación-) y Código Civil en todos aquellos aspectos relacionado con el tema en estudio (arts.1661 a 1674).
Ley N° 17250

LEY DE RELACIONES DE CONSUMO. DEFENSA DEL CONSUMIDOR

Ley N° 17887

PROHIBICION DE LA IMPORTACION DE VEHICULOS USADOS (2005)

LEY N° 19171

PRORROGA DE PLAZO PARA LA PROHIBICION DE IMPORTAR VEHICULOS USADOS (2013)

Artículo 340

(Hurto)

El que se apoderare de cosa ajena mueble, sustrayéndosela a su tenedor, para aprovecharse, o hacer que otro se aproveche de ella, será castigado con tres meses de prisión a seis años de penitenciaría.

Artículo 344

(Rapiña)

El que, con violencias o amenazas, se apoderare de cosa mueble, sustrayéndosela a su tenedor, para aprovecharse o hacer que otro se aproveche de ella, será castigado con cuatro a dieciséis años de penitenciaría. La misma pena se aplicará al que, después de consumada la sustracción, empleando violencias o amenazas para asegurarse o asegurar a un tercero, la posesión de la cosa sustraída, o para procurarse o procurarle a un tercero la impunidad.

Artículo 350

(Delito de receptación). – Cuando el objeto del delito de receptación sea un arma de fuego, un chaleco antibalas, u otro implemento de uso policial, la pena mínima será de dos años de penitenciaría. Si el arma o chaleco antibalas proviniera de la Policía, de las Fuerzas Armadas o de las empresas de seguridad privada, el mínimo será de tres años.

Artículo 1661

    La compraventa es un contrato en que una de las partes se obliga a dar una cosa y la otra a pagarla en dinero.

Es entonces que se intentará arribar a una idea aproximada de por qué y para qué se cometen dichos delitos planteándose las siguientes hipótesis, desde un estudio llevado a cabo en tres fases: Explorativo, descriptivo y explicativo.

 Cuando se hace referencia al porqué se cometen los delitos referidos, se hace hincapié en cuáles son los elementos que hacen atractivo que se realicen esas actividades delictivas.

 Esto es, por ejemplo, la relación costo-beneficio de la perpetración del delito, el delincuente evaluaría no sólo el rédito que esa actividad le va proporcionar, sino que el riesgo que asume no es importante, por la poca posibilidad de persecución que tienen este tipo de delitos. Asimismo, inciden factores tales como:

  • La legislación vigente en relación con la importación tanto de vehículos como de sus autopartes usadas;
  • La documentación requerida a nivel municipal para la acreditación de la titularidad de un vehículo, la ausencia de controles y coordinación interinstitucionales;
  • La cantidad de vehículos que circulan en Montevideo y que durante varias horas permanecen en la vía pública.

En lo que tiene que ver con el para qué, se cometen dichos delitos, refiere al posible destino de los vehículos objeto de las conductas ilícitas, y en ese marco se plantean como posibles repuestas a la interrogante las siguientes:

  • Colocación en el mercado ilícito o informal nacional o internacional.
  • Colocación de las autopartes en el mercado ilícito o informal.
  • Utilización del vehículo en la comisión de otros delitos.

 Dentro de este último señalamiento toma relevancia el hurto de las chapas matrículas que facilita de gran manera las operativas descriptas.

 . Las respuestas ensayadas tienen relevancia a su vez ya que tienen la finalidad de delimitar y definir el campo de investigación propuesto.

 2) Metodología

 La elaboración del marco teórico de la presente investigación implicó una revisión de bibliografía a fin de obtener materiales útiles para los propósitos del estudio. En tal sentido, fueron relevados varios trabajos, entre los que se destacan los siguientes:

* Informe del Observatorio Nacional Sobre Violencia y Criminalidad del Ministerio del

Interior, relacionado a un relevamiento estadístico sobre el número de denuncias de hurtos y rapiñas, discriminados por año, seccional, tipo de vehículo, marca, condiciones naturales, días de la semana;

* Informes Analíticos de Interpol: en uno de ellos se realiza un sondeo entre diferentes países miembros, vinculado a todos los aspectos relacionados con los vehículos, a saber:

Legislación, aspectos económicos, existencia de organizaciones criminales, etc.

En otro de los informes consultados vía web se detallan las diferentes operaciones llevadas a cabo por: Interpol en coordinación con autoridades de distintos países;

* Informe de Paz Ciudadana “No compre delincuencia”: relativo a las estrategias desarrolladas para la reducción del mercado de bienes robados, circunscrito a una localidad chilena (Curicó);

* “El Automotor en el derecho uruguayo”, del Esc. Carmelo Curbelo Soria: se analiza el marco normativo y situaciones de orden práctico, vinculadas a la compraventa y prescripción de automotores.

 A fin de describir el fenómeno a analizar, se dividió el ámbito de estudio en dos grandes grupos, cada uno de ellos con los actores vinculados al tema:

  1. a) lo que tiene relación con el “mercado legal” en la compra-venta de vehículos y de autopartes.
  2. b) lo que tiene relación con el “mercado ilícito”, en la compra-venta de vehículos y de autopartes.

 En distintas etapas del presente informe se hará referencia a ambos aspectos, tanto de manera independiente como interrelacionados, por lo que se procederá a describir y explorar los elementos que a nuestro entender integran cada una de estas referencias.

 Dentro del mercado legal se encuentran los siguientes actores involucrados, entendiéndose en este concepto todas aquellas personas tanto físicas como jurídicas que directa o indirectamente tienen vinculación relevante a los fines de este estudio, a saber:

✗ Automotoras

✗Rentadoras

✗ Compañías de Seguros

✗ Asociación de Escribanos

✗ Agrupaciones vinculadas a la compra-venta de vehículos, repuestos y autopartes

✗ Chatarreros y/o desarmaderos y ferias vecinales

✗ Estado (IM, DGI, Dirección de Aduanas, Interpol)

✗ Talleres de vehículos (Centro Talleres de Mecánicos)

✗ Área de Defensa del Consumidor

 Relacionado con el mercado ilícito, si bien no hubo un contacto directo con actores involucrados (entendiéndose como tales específicamente a víctimas y victimarios), sí lo hubo a raíz del relevamiento de la actividad judicial y policial, a través de entrevistas con operadores judiciales y lectura de novedades policiales. Ello, permitió analizar los modus operandi, objetos del delito, circunstancias, etc.

 Siguiendo con el desarrollo de la metodología, y a los fines de la investigación se siguieron las siguientes etapas y técnicas:

* Búsqueda de información y/o datos;

* Expurgación de datos;

* Orden y clasificación de los datos;

* Análisis de los datos;

* Inferencias, deducciones, correlaciones y conclusiones.

 En cuanto a la búsqueda de información, ésta se orientó teniendo en cuenta los agentes que podrían considerarse involucrados con relación al fenómeno criminal en estudio (partícipes, afectados e interesados) tanto en el área o mercado legal como en el ilegal.

 Así dentro del mercado legal de agentes se seleccionaron las organizaciones más relevantes vinculadas al área automotriz teniendo en cuenta el ámbito público como el privado.

 En tanto dentro del mercado ilegal se consideraron los agentes que se encuentran fuera de un marco normativo o regulatorio de la actividad desplegada, aunque ello no sólo refiera a conductas ilícitas desde el punto de vista penal.

 Una vez recabados todos los datos que se consideraron vinculados a la investigación del fenómeno en estudio, se procedió a la depuración de estos a fin de ponderar los más útiles para el trabajo.

Esta etapa de la metodología implicó una tarea de selección y afinación del material obtenido, rescatando aquella información que se circunscribe específicamente a la temática tratada.

La validez [de una investigación] no resulta ser una propiedad inherente de un método o proceso particular, sino que atañe a los datos recolectados, los análisis efectuados y las explicaciones o conclusiones alcanzadas por utilizar un método en un contexto específico y con un proceso particular. (Hernández Sampieri, 2006). No obstante, ello, esto no implica descartar definitivamente el material no utilizado, ya que el mismo -como información que es y muchas veces de trabajosa obtención-, pasa a formar parte de un archivo documental que podría ser soporte de futuros trabajos.

 En cuanto al análisis, se concentró en el examen detallado de los datos obtenidos, depurados, ordenados y clasificados.

3) Sumario

 Se desarrollará en los capítulos siguientes:

* El estudio de los datos numéricos del fenómeno criminal (graficados y explicitados por zona, por año, por tipo de delito, de vehículo, etc.) así como otros indicadores numéricos directa o indirectamente relacionados con el tema (“tasa x 1000”, índice de pobreza e inflación);

* El marco normativo (leyes y decretos relacionados con adquisición y registración de vehículos, importación y exportación y sus autopartes, etc.);

* Los actores involucrados en el mercado legal e ilegal (agentes pertenecientes al ámbito público y privado vinculados a la temática, relevamiento de algunas causas judiciales, novedades policiales, mercado publicitado a través de medios informáticos y prensa, así como información relacionada con el tema, obtenida desde páginas web de diferentes actores públicos y privados);

* Repuestas a las hipótesis planteadas en cuanto al porqué y al para qué se cometen los delitos de hurtos y/o rapiñas de vehículos;

* Obstáculos de la investigación;

* Conclusiones.

I.- DATOS QUE EVIDENCIAN EL FENÓMENO

 Los datos relevados y analizados tienen que ver con el contexto del fenómeno criminal en estudio, término que refiere a todo aquello que rodea, ya sea física o simbólicamente un acontecimiento.

Existen distintos grados de contexto: colectivo, de grupo o individual, en virtud de que en cada uno de ellos se refiere al conjunto específico de rasgos aplicables a la población estudiada.

 El parque automotor de Montevideo, en su gran mayoría, se encuentra por varias horas en la vía pública, sin custodia, lo que determina que sea más sencillo y que se requiera menos logística, para cometer un hurto que una rapiña.

 A su vez es significativo por su amplitud, el año de los vehículos hurtados, que oscilan entre 1970 y 2000. ¿La explicación?: los autos nuevos tienen sistema de alarma y protección que dificulta maniobrar con los mismos en la vía pública. Al contrario, los autos anteriores al año 2000 carecen de sistemas de seguridad sofisticados o es más fácil por Ej. Realizar “un puente” a fin de encenderlos.

Datos generales respecto de denuncias de hurtos de vehículos

 En el período enero a octubre 2020 vehículos denunciados más hurtados:

▲6731 motos

▲4128 autos

▲1599 camionetas

 Marcas de motos más hurtadas:

▲Yumbo 42%

▲Winner 23,9%

▲Baccio 10,7%

 Marcas de autos denunciados más hurtados:

▲Volkswagen 23.1%

▲Fiat 21.3%

▲Chevrolet 15,9%

 Promedio de denuncias de hurtos de vehículos por día:

▲2018: 32

▲2019: 37

▲2020: 42

 Seccionales más conflictivas por denuncias de hurto de vehículos:

▲9a: 2877

▲19a: 1389

(Fuente: los números fueron elaborados partir de datos del Observatorio Nacional Sobre Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior).

La Seccional 9a de policía, perteneciente a la Zona policial II, es la seccional donde más se denuncian hurtos de vehículos de la ciudad de Montevideo; en dicha jurisdicción está comprendido el barrio residencial Parque Batlle.

 En dicho parque se encuentran el Estadio Centenario, la pista de atletismo, el Velódromo Municipal y dos estadios de fútbol más pequeños. Se extiende al sur de Av. Italia y al norte de Av. Rivera contando con amplios bulevares y avenidas propicias como rutas de escape.

 Tiene una superficie de 6.205 km² y cuenta con una población de 83.090 habitantes (Plano de Zona 2 de Jefatura de Policía de Montevideo – Instituto Nacional de Estadística).

 Los hurtos de vehículos en la zona se dan en un contexto de actividades rutinarias de las víctimas y victimarios que siguen ciertos patrones ligados al uso de esa zona de la ciudad, donde se da gran concentración de autos, ya que el lugar es propicio para el estacionamiento de estos, por su gran extensión, es zona de estacionamiento no tarifado, el lugar carece de controladores naturales, los delitos se cometen sin esfuerzo y sin arriesgar demasiado.

 Los límites de la seccional 9° son: por el Norte: Monte Caseros (incluida) desde Bvar. Artigas hasta Bvar. José Batlle y Ordóñez por esta (incluida) hasta presidente Oribe; por el Este: presidente Oribe (incluida) desde Bvar. José Batlle y Ordóñez hasta Av. Gral. Rivera; por el Sur: Av. Gral. Rivera (excluida) desde presidente Oribe hasta Bvar. Artigas; por el Oeste: Bvar. Artigas (excluida) desde Av. Gral. Rivera hasta Monte

Caseros. (Fuente: Ministerio del Interior).

Montevideo lidera la estadística y el hurto de motos casi duplica al de autos. En buena parte de los casos la finalidad es utilizarlas para cometer otros delitos

En Uruguay se roban 42 vehículos por día, mayormente motos. Entre enero y octubre del 2020 se denunció el robo de 7151 vehículos y se detuvo a 384 personas en el marco de investigaciones policiales relacionadas a estos hurtos.

Por lo tanto, se podría decir que en aproximadamente el 3% de las situaciones denunciadas hubo una persona detenida. Aunque muchas veces, un detenido puede estar implicado en más de un robo.

Según datos del Observatorio de Criminalidad del Ministerio del Interior a los que se accedió, cayó un 19% la cantidad de denuncias por este tipo de situaciones.

Montevideo lidera la cantidad de denuncias registradas. En los 10 meses analizados, se reportó el robo de 3.450 autos; 2.206 motos; 1.310 camionetas y 185 camiones. En total fueron 7.151 vehículos.

En cuanto a barrios montevideanos, Parque Batlle, Villa Dolores, Unión y Pocitos, son los que registran más casos: entre 300 y 465 denuncias en cada uno.

Canelones y Maldonado son los departamentos del interior del país con más denuncias de robos de vehículos. Pero allí son las motos las más hurtadas por encima de los autos.

Por ejemplo, en Flores, los únicos vehículos que se robaron en los primeros diez meses del año pasado fuero motos: 27 en total.

Este delito por lo general se da con tres fines específicos: los ladrones los utilizan para transportarse y cometer varios robos y luego los descartan. Además, para la venta de repuestos y para la venta del vehículo en el exterior o mediante encargue a otros grupos criminales.

«Portonazos»

“Los Portonazos” es la modalidad que más utilizan hoy los delincuentes a la hora de robar una moto o un auto. Esperan a los dueños cuando llegan a su casa y los abordan al ingreso, a punta de pistola, y se llevan el vehículo. Esta modalidad empezó a ser más habitual debido a las nuevas tecnologías de seguridad que tienen hoy los autos, que hacen más difícil que los delincuentes puedan llevarse un vehículo estacionado.

La zona es la que concentra la mayor cantidad de robo de vehículos en Montevideo cada año.

Dentro de esta zona, la seccional novena es la que tiene mayor cantidad de denuncias por la movilidad que concentra en su jurisdicción. 3.211 robos de vehículos hubo en 2020, el 44% de las denuncias presentadas en todo el departamento, según datos oficiales.

Ante esta situación, la puesta en marcha del Programa de Policía Comunitario permitió bajar un 25% la cantidad de robos en el último año, este programa permitió trabajar más en conjunto con la comunidad local y enfocarse en el problema.

Mercado automotor

Uruguay tiene más de dos millones y medio de autos, según los últimos datos del Sistema Único de Cobros Vehiculares (Sucive).

Sin embargo, datos del Ministerio de Industrias y del Instituto Nacional de Estadísticas estiman que cerca de la mitad están activos, es decir, que son utilizados con regularidad.

Desde la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay dijeron que el robo “no mueve la aguja” en cuanto las ventas ni es un elemento que reprima a los potenciales compradores. Así lo explicó el gerente de la gremial, Ignacio Paz.

Por su parte, el presidente del Banco de Seguros del Estado, José Amorín Batlle, indicó que hoy lo que ven es que se roban más autos antiguos en busca de sus repuestos que son vendidos luego en el mercado negro.

Mientras, Nogueira indicó que muchos de estos casos son por encargue, cuando hay falta de repuestos de ciertos modelos de vehículos. Y cuando estos autos están asegurados, la empresa aseguradora debe hacerse cargo de los vehículos.

Amorín comentó que se hacen dos remates anuales con todos los vehículos incautados, que en muchos casos son útiles para repuesto.

PARQUE BALLE EN EL DEPARTAMENTO DE MONTEVIDEO

EN RESPUESTA A SOLICITUD DE ACCESO A LA INFORMACION PUBLICA.

VEHICULOS DENUNCIADOS COMO HURTADOS POR TIPO Y DEPARTAMENTO.

URUGUAY-1° DE ENERO AL 31 DE OCTUBRE 2020.

 

MOTOS

AUTOS

CAMIONETAS

CAMIONES

TOTAL

MONTEVIDEO

2026

3450

1310

185

7151

CANELONES

793

459

185

12

1449

ARTIGAS

113

10

0

0

123

CERRO LARGO

155

1

1

0

157

COLONIA

279

6

10

0

295

DURAZNO

154

2

1

0

157

FLORES

27

0

0

0

27

FLORIDA

148

8

5

1

162

LAVALLEJA

148

16

7

0

172

MALDONADO

883

64

29

2

978

PAYSANDU

311

5

0

0

316

RIO NEGRO

54

1

1

0

56

RIVERA

103

54

17

2

178

ROCHA

88

15

17

0

120

SALTO

364

6

4

0

374

SAN JOSE

356

12

8

0

376

SORIANO

215

5

2

0

222

TACUAREMBO

155

7

1

0

163

TREINTA Y TRES

179

5

1

1

186

TOTAL

6732

4128

1599

202

12663

FUENTE: SISTEMA DE GESTION DE SEGURIDAD PUBLICA

NOTA: EN VIRTUD DE LA CERCANIA ENTRELA FECHA DE CIERRE DEL REPORTE Y LA FECHA EN QUE SE REALIZA LA CONSULTA EN EL SISITEMA DE GESTION DE SEGURIDAD PUBLICA Y DADO EL LIGERO REZAGO EN EL INGRESO DE CASOS AL SISTEMA, ES POSIBLE QUE EN INFORMES POSTERIORES LAS CIFRAS VARIEN LEVEMENTE CON RESPECTO A LAS AQUÍ REPORTADAS.

ELABORADO POR: OBSERVATORIO DE VIOLENCIA Y CRIMINALIDAD, DIVISION DE ESTADISTICAS Y ANALISIS ESTRATEGICO, MINISTERIO DEL INTERIOR.

VEHICULO DENUNCIADOS COMO HURTADOS, POR BARRIO.

MONTEVIDEO-1° DE ENERO AL 31 DE OCTUBRE DE 2020.

PARQUE BATLLE VILLA DOLORES

465

UNION

390

POCITOS

374

BUCEO

313

CORDON

246

TRES CRUCES

226

PRADO NUEVA SAVONA

225

CAPURRO VELLA VISTA

158

AGUADA

157

LARRAÑAGA

154

LA COMERCIAL

153

MALVIN

151

REDUCTO

149

BRAZO ORIENTAL

144

PASO DE LAS DURANAS

141

PUNTA CARRETAS

140

CENTRO

133

LA BLANQUEADA

127

FIGURITA

126

LA PALOMA TOMKINSON

123

SAYAGO

116

MAROÑAS PARQUE GUARANI

115

VILLA MUÑOZ RETIRO

115

MERCADO MODELO Y BOLIVAR

113

PARQUE RODO

109

PEÑAROL LAVALLEJA

107

BARRIO SUR

103

LA TEJA

100

JACINTO VERA

99

BELVEDERE

91

ATAHUALPA

90

PALERMO

90

CERRO

88

PASO DE LA ARENA

87

CASABOPAJAS BLANCAS

83

CIUDAD VIEJA

76

FLOR DE MAROÑAS

75

PUNTA RIELES BELLA ITALIA

73

COLON CENTRO Y NOROESTE

71

LAS ACASIAS

71

MALVIN NORTE

71

VILLA ESPAÑOLA

71

TRES OMBUES PUEBLO VICTORIA

67

CASTRO CASTELLANOS

62

CERRITO

62

NUEVO PARIS

62

PIEDRAS BLANCAS

59

JARDINES DEL HIPODROMO

58

PUNTA CORDA

58

AIRES PUROS

56

CASABALLE

56

CONCILIACION

56

CARRASCO

55

MANGA TOLEDO CHICO

54

VILLA GARCIAMANGA RURAL

54

LEZICA MELILLA

44

LAS CANTERAS

43

BAÑADOS DE CARRASCO

41

MANGA

38

ITUZAINGO

35

COLON SURESTE ABAYUBA

34

CARRASCO NORTE

29

PUERTO

7

SIN CLASIFICAR

13

TOTAL

7151

FUENTE: SISTEMA DE GESTION DE SEGURIDAD PUBLICA

NOTA: EN VIRTUD DE LA CERCANIA ENTRE LA FECHA DE CIERRE DEL REPORTE Y LA FECHA EN QUE SE REALIZA LA CONSULTA EN EL SISITEMA DE GESTION DE SEGURIDAD PUBLICA Y DADO EL LIGERO REZAGO EN EL INGRESO DE CASOS AL SISTEMA, ES POSIBLE QUE EN INFORMES POSTERIORES LAS CIFRAS VARIEN LEVEMENTE CON RESPECTO A LAS AQUÍ REPORTADAS.

ELABORADO POR: OBSERVATORIO DE VIOLENCIA Y CRIMINALIDAD, DIVISION DE ESTADISTICAS Y ANALISIS ESTRATEGICO, MINISTERIO DEL INTERIOR.

La Policía no cuenta con un departamento especializado en materia vehicular desde el año 2011 y en la actualidad tiene pocos peritos en materia vehicular. A nivel internacional no se ha participado de las investigaciones que referidas a este tema ha realizado Interpol en otros países de América”, luego aborda el nudo del problema, la falta de persecución del fenómeno delictivo. «Tal como se revela en las actuaciones policiales y/o judiciales, en ocasión de investigar delitos más graves (homicidio, por ejemplo) quedan al descubierto operativas vinculadas con el mercado ilícito de vehículos.

 El delito de hurto y/o rapiña de vehículos muchas veces ni siquiera es investigado como tal –ya no globalmente, sino que muchas veces ni siquiera individualmente-, y su resolución aparece por vía colateral en virtud del estudio de otro ilícito más grave o casualmente por operativos puntuales generados por alguna denuncia o en la búsqueda de indicios durante la investigación de otros delitos por parte de las autoridades correspondientes.

Se advierte que «muchas veces» la Justicia devuelve los vehículos que son utilizados para cometer otros delitos, a pesar de que las posibilidades de que el auto o la moto sean robadas son altos. Esta entrega se hace porque el delincuente argumenta que los vehículos utilizados para delinquir «pertenecen a un tercero ajeno al hecho (sin indagar fehacientemente que ello es así).

Falta de coordinación

 El mercado ilícito de autopartes y de vehículos en Montevideo puede combatirse también con coordinación entre actores públicos y privados y con actualización de la normativa. Lo relevante, más allá de las medidas concretas, es abordar el problema de forma integral.

«La normativa actual ha hecho propicio el mercado de la circulación ilegal de partes o piezas de vehículos prohibiendo la importación de repuestos usados (desde el año 2005), no controlando el ingreso de marcas de vehículos al mercado y no favoreciendo una industria de producción de piezas o repuestos identificables, para abastecer el mercado nacional; actualmente toda la producción nacional se exporta».

A esto se suma que la mayoría de los vehículos robados no se recuperan. «Los índices de recuperación de los vehículos (y por tanto de recupero económico) son muy bajos (en el caso del Banco de Seguros del Estado no llegan al 20% del total de los vehículos desaparecidos)».  Se han pagado indemnizaciones por casi US$ 34.500.000.

Teniendo en cuenta la baja recuperación de autos robados, podemos adherirnos a la hipótesis de que «los vehículos son desarmados para comercializar sus partes, otros son ‘desaparecidos’ para eliminar rastros de la comisión de algún delito, otros son vendidos a otros países y otros podrían estar circulando ‘transformados’ y empadronados en INTENDENCIAS del interior de nuestro país con menores exigencias y/o controles que en la capital a la hora de empadronar y rempadronar vehículos».

Datos novedades policiales:

 1) El 3 de setiembre de 2019 próximo a las 19:55, en jurisdicción de la seccional 15a. dos personas cubriendo sus rostros con pasamontañas interceptaron a una pareja que salía de un estacionamiento y tras amenazarlos con armas de fuego, les exigieron las llaves de su vehículo Nissan de color negro del año 2011.

 A los tres días, el 6 de setiembre, tres personas con caretas y conduciendo ese vehículo Nissan negro, ingresaron a una vivienda del departamento de Canelones, Ciudad de la Costa, y tras amenazar a sus víctimas con armas de fuego se apoderaron de diversos objetos. Dejaron el vehículo Nissan negro abandonado en el lugar y se apoderaron del vehículo de la familia, otro Nissan modelo Versa.

 En definitiva, el vehículo rapiñado en primer término en el departamento de Montevideo estuvo tres días oculto o circulando por la ciudad de Canelones o de Montevideo sin ser detectado hasta que se concretó el copamiento. Conservaba la matrícula original.

 Al 14/09/19, el segundo Nissan modelo Versa no ha sido recuperado.

 2) El 2 de junio de 2019, próximo a las 18:58 horas, en jurisdicción de la seccional 11a,

cuatro personas enmascaradas descienden de un Chevrolet Corsa azul, y mediante amenazas con armas de fuego se apoderan del vehículo Renault gris, huyen en ambos vehículos.

 El 8 de junio de 2019, próximo a las 19:45, en jurisdicción de la seccional 14a tres personas encapuchadas descienden de un vehículo Chevrolet blanco y mediante amenazas con armas de fuego se apoderan del vehículo VW Gol gris.

 El 11 de junio de 2019, próximo a las 15:09 horas, en jurisdicción de la seccional 15ª cuatro personas encapuchadas, dos conduciendo el vehículo Renault gris y otras dos el VW Gol gris, interceptan a sus víctimas que se trasladaban en otro vehículo y mediante amenazas con armas de fuego se apoderan de dinero. Las cuatro personas huyen en el VW Gol y dejan abandonado el Renault gris.

 En definitiva, los vehículos rapiñados el 2 y el 8 de junio en Montevideo, estuvieron nueve y tres días -respectivamente- ocultos o circulando por la ciudad sin ser detectados.

 Ambos vehículos utilizados por los delincuentes conservaban la matrícula original.

 Al 14/09/20, el VW Gol no ha sido recuperado.

 3) El 8 de junio de 2019, próximo a las 21:24, en jurisdicción de la seccional 15a, dos personas esgrimiendo armas de fuego interceptaron a su víctima y le exigieron la entrega del vehículo, un VW negro del año 2013, huyendo en el mismo.

 El 8 de junio de 2019, próximo a las 22:46, en jurisdicción de la seccional 16a, cuatro personas conduciendo ese vehículo VW negro, esgrimiendo armas de fuego interceptaron a su víctima y se apoderaron de dinero, la hirieron de gravedad. Huyen en el vehículo VW negro El 18 de junio de 2019, es recuperado el VW negro, con su matrícula original y detenidas cuatro personas sindicadas de la tentativa de homicidio.

Según la víctima de la rapiña del VW negro, dos de las personas detenidas investigadas por la tentativa de homicidio, fueron las que le rapiñaron el vehículo.     

 En este caso, los delincuentes estuvieron en poder del vehículo una hora y media aproximadamente, hasta cometer el otro ilícito.

 El vehículo rapiñado estuvo en total 10 días en su poder.

 4) El 19 de febrero de 2019, en ocasión del hurto de un vehículo Nissan de color azul que se encontraba estacionado en la vía pública, la autoridad policial logra la detención de una persona quien admite hurtar vehículos de la vía pública y vendérselos por $ 4.000 a otra persona en la plaza de Pando “frente a la iglesia”.

 Datos de expedientes judiciales19

 1) se encuentra en etapa sumarial, con una persona procesada por “3 delitos de hurto

Especial mente agravado y tres delitos de receptación todos en reiteración real”:

 El 23 de mayo de 2019, en horas de la mañana, en jurisdicción de la seccional 12ª, la persona que finalmente resultó procesada se apodera de un auto Renault Fluence (del año 2013), que se encontraba en la vía pública encendido, huyendo del lugar en posesión de este.

 El 4 de abril de 2019, en horas de la mañana, en jurisdicción de la seccional 7a, hurta camioneta Ford Ranger (del año 2007), que se encontraba en la vía pública encendida, huyendo del lugar en posesión de esta.

 El 6 de junio de 2019, en horas de la mañana, en jurisdicción de la seccional 12a, hurta auto Corsa Wind (del año 2015), en idénticas circunstancias. Dentro del auto se encontraba una Tablet con GPS, lo que permitió su rastreo por la policía.

 El 6 de junio de 2019, la policía llega hasta un galpón que “funcionaba como aparcamiento”, ubicado en jurisdicción de la seccional 15a, donde incautaron los tres vehículos referidos, y autopartes varias, que resultaron pertenecer a vehículos que contaban con denuncia de hurto. Así como una chapa matrícula, perteneciente a otro vehículo Renault Fluence, la que ya se encontraba en el Renault incautado.

 La única persona que resultó procesada refirió que alquila el galpón a $30.000 por mes, donde posteriormente oculta los vehículos hurtados, para desguazarlos y vender las autopartes en Montevideo, o llevarlos al Paraguay vía Brasil. Agrega que en ocasiones menores de edad (quienes vivirían en la zona de Tres Ombúes) le llevan vehículos al galpón, pagándole una suma que oscilaría entre los $3.000 y $4.000.

 Refiere que tiene contactos en Paraguay y que realiza este tipo de negocios desde hace unos 30 años, recibiendo sumas mayores a los U$S 3.500, dependiendo de las características del vehículo. En cuanto a la forma en cómo esos vehículos llegan a Paraguay, en una primera ocasión dijo que él los trasladaba vía Brasil, para luego rectificarse y decir que desde Paraguay vienen los compradores para llevarse los vehículos hurtados.

 Continúan las actuaciones judiciales, ya que se pidieron otras diligencias probatorias.

 2) Se encuentra en etapa sumarial, con una persona procesada por “3 delitos de receptación en reiteración real”:

 El 23 de junio de 2019, en horas de la noche, en jurisdicción de la seccional 8a, personas desconocidas hurtan un vehículo VW Passat (del año 1985).

 El 28 de junio de 2019, en horas de la noche, en jurisdicción de la seccional 23ª, personas desconocidas hurtan un vehículo Lada.

 El 6 de julio de 2019, en horas de la tarde, en jurisdicción de la seccional 9a, personas desconocidas hurtan un vehículo VW Gol (del año 1994).

 En base a información confidencial la autoridad policial, concurrió hasta el taller mecánico, de quien a la postre resultare procesado, incautándose las autopartes pertenecientes a los tres vehículos reseñados. También incautó la policía varias chapas matrículas, de las que hasta la fecha no surge información pericial.

 La persona que resultó procesada refirió que adquiría los vehículos a otras personas a bajo precio, (que a una de esas personas lo conoció en la feria de La Teja), para después desguazarlos y vender las autopartes en el propio taller.

3) Se encuentra en etapa sumarial:

 En ocasión de la investigación desatada como consecuencia del homicidio de una mujer víctima de rapiña en jurisdicción de la seccional policial 11ª con fecha 14/02/2019, quedaron al descubierto una serie de hurtos de motos cometidos por los autores del homicidio quienes perpetraban la sustracción de los bi-rodados para cometer otros ilícitos con los mismos; posteriormente “vendían” las motos hurtadas a una tercera persona quien a su vez “vendía en la feria por partes” esos vehículos.

 4) En la misma línea del caso anterior, con fecha 20/03/2019, como consecuencia del homicidio de un joven a quien le rapiñaron una moto de alta cilindrada, la investigación para resolver el homicidio dejó al descubierto una serie de operaciones vinculadas a la compra y venta de motos habidas ilícitamente y relacionada con otros ilícitos referidos a rapiñas de vehículos.

 Estos últimos casos judiciales, avalan la teoría de que el delito de hurto y/o rapiña de vehículos por sí solos no son ilícitos, que se investiguen como un fenómeno criminal. Sin embargo, los hurtos y/o rapiñas de vehículos forman parte de un entramado delictivo que tal como se viene analizando amerita un abordaje integral, el fenómeno visto en su globalidad es de gran relevancia, no así si los operadores lo observan en forma puntual y concreta centrándose en el caso a caso.

Hay que distinguir entre la utilización de los vehículos como instrumento del delito y como objeto del delito.

Es indispensable que se instrumente nuevamente una dependencia especializada técnica a nivel policial, de contralor del parque automotor y de los desguazaderos o desarmaderos. Desde que se disolvió del Departamento Policial de Automotores (año 2011), no se han advertido operativos dirigidos específicamente a tales efectos. Actualmente se ha llegado a detectar desguazaderos, recuperar vehículos y detener personas, por circunstancias laterales: GPS en los vehículos, a raíz de estar realizando una investigación de un delito no relacionado con vehículos se logra detectar un desguazadero, etc.

Se agrega que, muchas veces las motos de alta cilindrada son utilizadas en asaltos a casas financieras y lugares con custodia, asegurándose fácilmente la huida y que las de baja cilindrada son para cometer, por ejemplo, arrebatos. Que los vehículos de alta gama, por lo general son trasladados hacia Brasil, por medio de la frontera seca.

Existe además una deficiencia de control documental, en especial en el tema de las motos, aunque también se señala la misma dificultad de control por parte de las Intendencias de la documentación de los automotores.

 Esta falta de documentación y controles también favorecen que circulen por la ciudad motos confeccionadas con diferentes partes de otras motos (de difícil identificación), aumentando su potencial y los riesgos en el tránsito que ello implica.

 Se planteó como dificultad la regularización de la documentación de los vehículos que son adquiridos en remates judiciales. Reingresando al mercado sin poder lograr la titulación de estos.

 En ese aspecto se destaca como agente relacionado lateralmente con la temática vehicular la situación de las rentadoras de vehículos (cuya regulación y control está a cargo del Ministerio de Turismo). Si bien ello está fuera del objeto en estudio ya que aquí no se trata del hurto y/o rapiña de un vehículo sino del alquiler de este con fines ilícitos -con o sin conocimiento de las rentadoras.

 Las mencionadas rentadoras, además de que muchas veces no cumplen en su totalidad con la reglamentación vigente para su funcionamiento, se han detectado casos -sobre todo en materia de Crimen Organizado en los que a veces se trata de la misma rentadora- en los que se alquilan vehículos para cometer ilícitos con ellos; posteriormente las rentadoras reclaman la entrega del vehículo por vía de una tercería de dominio. No obstante, en algunos casos se concreta la entrega a las rentadoras, habiendo disparidad de criterios en ese aspecto entre los operadores judiciales respecto de los requerimientos necesarios para hacer la correspondiente devolución.

En definitiva, se señalaron carencias documentales, administrativas, de controles estatales, municipales, policiales y de los operadores judiciales.

A la pregunta planteada en cuanto al porque se cometen los delitos de hurtos y o rapiñas de vehículos 

 Cuando se hace referencia al porqué se cometen los delitos referidos, tal como se adelantó en la Introducción, existen elementos y factores que inciden y hacen atractivo el cometer este tipo de ilícitos.

 Dentro de los elementos se encontrarían:

  • La relación costo-beneficio de la perpetración del delito, el delincuente evaluaría no sólo el rédito que esa actividad le va a proporcionar, sino que el riesgo que asume no es importante;
  • La poca posibilidad de persecución que tienen este tipo de delitos.

 Asimismo, inciden factores tales como:

  • La legislación vigente en relación con la importación tanto de vehículos como de sus autopartes usadas;
  • La documentación requerida a nivel municipal para la acreditación de la titularidad de un vehículo, la ausencia de controles y coordinación interinstitucionales;
  • La cantidad de vehículos que circulan en Montevideo y que durante varias horas permanecen en la vía pública.

 En efecto:

 La normativa que regula la compraventa de vehículos no contempla todas las aristas del tema en muchos aspectos, lo cual favorece la irregularidad en la formalización de las transacciones vinculadas a los vehículos y por tanto también muchas veces propicia operaciones ilícitas (vehículos “clonados” o mellizos, vehículos con motores, chasis o partes de otros vehículos denunciadas como hurtadas, etc.).

 La normativa que no permite la importación de piezas de repuestos usadas paran vehículos, la inexistencia de fabricantes de esas piezas a nivel nacional (por cuestiones de competitividad y condiciones del mercado nacional mayoritariamente) y la falta de limitación en la importación de todo tipo de marcas de vehículos a nuestro país (que satura el mercado de marcas de vehículos respecto de las cuales no es posible luego acceder a repuestos por su  gran variedad y muchas veces pronta discontinuidad en las ventas) alienta el desarrollo del fenómeno en estudio.

Paralelamente la inexistencia o faltante de piezas de repuestos de vehículos en el mercado genera disconformidad de los damnificados respecto de los obligados a la prestación (aseguradoras, talleristas, representantes de marcas, etc.) y reclamos en vía administrativa (Área de Defensa del Consumidor) y/o judicial con los costos que ello implica.

 Anualmente desaparecen (por ser objeto de hurto y/o rapiña) miles de vehículos, siendo muy bajo el índice de recuperación de los mismos. Mayormente los vehículos recuperados son los de marcas que cuentan con dispositivos de seguridad que ofrecen mayor grado de dificultad al delincuente y por tanto desalientan su conducta sobre ese bien, volcándose a otros de más fácil acceso.

 Asimismo, el fenómeno tiene una repercusión económica importante que se puede medir considerando las indemnizaciones que han pagado las aseguradoras de vehículos: según la cantidad de delitos de hurtos o rapiñas de vehículos han pagado indemnizaciones en el período 2018-2019 que van desde los U$S 600.000 por 112 vehículos (Far. Seguros SA), a más de U$S 3.000.000 en el trienio por algo más de 400 vehículos (RSA Seguros) y casi U$S 32.000.000 entre los años 2018 a 2019 y primeros cinco meses del 2020 en el caso del BSE que tiene casi 600.000 pólizas por seguro de vehículos). En total tres compañías de seguros que comprenden más de la mitad del parque automotor del Uruguay abonaron en el trienio 2018-2019yprimeros cinco meses del 2020 por concepto de indemnización por hurtos y/o rapiñas de vehículos la suma total de U$S 44.545.000.

En el ámbito internacional, las resultas del operativo Blindaje II realizado por la oficina regional de Interpol para América del Sur, implicaron una repercusión económica de U$S24.000.000.

En la misma línea, el impacto económico también se mide a través del impacto que tiene el fenómeno a la hora de calcular los precios de los seguros por parte de las compañías aseguradoras: aquí a veces puede incidir cuál marca es la más hurtada y/o rapiñada para considerar ese factor de riesgo en el cálculo o bien repartir los costos de ese riesgo entre la totalidad de los asegurados ajustando todos los precios independientemente de la marca de vehículo que se asegure.

Y finalmente porque conforme lo antedicho, eleva las exigencias en cuanto a los dispositivos de seguridad que se instalan en los vehículos e implica un gasto extra o la adquisición de un vehículo más costoso en función de esas prestaciones.

 El fenómeno no parece haber sido abordado globalmente a nivel de las autoridades vinculadas a la temática.

A nivel de la autoridad policial, desaparecido el Departamento de Automotores, no suelen realizarse inspecciones o controles en espacios físicos en los que podrían hallarse depósitos de vehículos adquiridos ilegalmente: talleres, estacionamientos, galpones, garaje, etc.

Por su parte, la Intendencia de Montevideo efectúa controles relativos a los soportes documentales de los vehículos.

 Como dato de la realidad -respaldado por algunas actuaciones judiciales- se advierte que los vehículos y/o sus repuestos que se comercializan a través de ferias y/o desarmaderos o chatarrerías (muchas veces la mercadería comercializada no es de procedencia lícita) no son objeto de control periódico por parte de las autoridades ni policiales ni municipales.

 A nivel judicial la actividad no trasluce un gran número de casos vinculados al fenómeno en estudio más allá de asuntos concretos y puntuales que no se vinculan a un contexto. De hecho, muchos casos se inician por la investigación de un delito más grave como lo es por ejemplo un homicidio y termina dejando al descubierto el entramado de ilícitos vehicular con el cual ese delito grave se relaciona, como vimos anteriormente. Es decir, el hurto de vehículos, no se consideraría un delito grave como por ejemplo lo es un homicidio, por lo tanto las autoridades muchas veces, no despliegan operativas de persecución y/o investigación a pesar de la gran cantidad de denuncias. Salvo cuando se encuentra ligado a un delito más grave o si se aprehende al o los autores infraganti o a raíz de algún operativo –vinculado o no a esa temática delictiva– y se hallan depósitos y/o aguantaderos de vehículos hurtados y/o rapiñados.

 La mayoría de los hechos delictivos cometidos en Montevideo, sobre vehículos, tienen como partícipes autores que no son conocidos, ya sea porque los hechos se dan sobre vehículos estacionados en la vía pública o porque se efectúan mediante rapiñas sobre los conductores que a posteriori no pueden identificarlos. De esta forma los riesgos, en cuanto a los costos humanos, se minimizan lo cual alentaría la conducta de los infractores.

 Quienes sustraen los vehículos, generalmente, reciben un pago por la entrega del mismo muy inferior al precio de venta final; por lo que éstos son el eslabón débil de la cadena de este mercado ilegal. Ello es así porque son los que reciben los menores beneficios y son los que asumen el mayor riesgo en cuanto a que la persecución penal se encuentra mayormente orientada a su encarcelamiento y no se aboca a la persecución de los eslabones siguientes de la cadena, esto es, la detección de la organización criminal que se encontraría por detrás de cada uno de los agentes involucrados.

 Existe diferencia entre las áreas geográficas y la probabilidad de sanción frente a la sustracción de un vehículo. La gran cantidad de ilícitos y la gran población de Montevideo, determina la ausencia o escasas relaciones primarias directas entre los habitantes, por lo que no subsisten mecanismos de control social, que serían de más fácil desarrollo en ciudades con menos densidad poblacional; la falta de conocimiento personal facilita mantener ocultas las actividades y los frutos de los ilícitos, lo que a su vez dificulta la existencia o disponibilidad de testigos de los hechos y que los autores puedan ser identificados de manera real o fehaciente. Como lo refiere el Sociólogo Donnangelo, citando a su colega Edwin Sutherland:

La impersonalidad de las grandes urbes determina que, por regla general, los delincuentes (especialmente contra la propiedad) no conozcan personalmente a sus víctimas ni las vuelven a ver después de consumado el delito, lo cual contribuye a atenuar cualquier sentimiento de culpa de los autores. (Sutherland, s.f; Donnangelo, 2015).

 A LA PREGUNTA PLANTEADA EN CUANTO AL PARA QUÉ SE COMETEN LOS DELITOS DE HURTOS Y/O RAPIÑAS DE VEHÍCULOS:

 Sobre cuál sería la finalidad buscada al producirse los hurtos o las rapiñas de vehículos, podría decirse que los vehículos sustraídos no son en su gran mayoría para consumo del autor del hecho delictivo, sino que el objetivo es su colocación en el mercado ilícito o su utilización para la comisión de otro delito.

 Así, tal como se anunciara en la Introducción, las respuestas con relación a “para qué” o al último destino de los vehículos hurtados o rapiñados, podrían resumirse de la siguiente manera:

  • Colocación del vehículo sustraído en el mercado ilícito (nacional o internacional). • Colocación de las piezas del vehículo (autopartes) en el mercado ilícito.
  • Utilización del vehículo en la comisión de otros delitos. En todo ello podría decirse que se observa una pluralidad de agentes y varias finalidades en las distintas actividades desarrolladas por los mismos.

Puede sostenerse que para cada actividad delictiva se sustrae determinado tipo de vehículo dependiendo de la finalidad posterior.

 Esto es, no es lo mismo el vehículo que habido ilícitamente se utilizará para cometer un delito posterior, que un vehículo hurtado y/o rapiñado cuya finalidad es desarmarlo para vender sus piezas o repuestos por separado, ni un vehículo cuyo destino será ir fuera del país.

 En cuanto al acto de empoderamiento de los vehículos es generalmente por medio de la violencia o aprovechando un descuido del propietario, ya que de esta forma se eluden los mecanismos de seguridad con los que cuentan los modelos más nuevos.

Estas operativas constarían de un plan trazado con anterioridad, ya que en oportunidades los vehículos sustraídos son ocultados durante un lapso para luego ser utilizados en la comisión de otro delito ya planificado.

 Se hablaría incluso de la participación de organizaciones criminales ya que las mismas se definen como: Un grupo estructurado de tres o más personas que exista durante cierto tiempo y que actúa concertadamente con el propósito de cometer uno o más delitos graves o delitos tipificados con miras a obtener, directa o indirectamente, un beneficio económico u otro beneficio de orden material. (Naciones Unidas, 2000; Juzgado Crimen Organizado 2º Turno, p.9).

 En este tipo de negocios confluyen tanto los reducidores ocasionales, como los profesionales, como unidades con alto nivel organizativo de los delincuentes. ¿Cuántas personas se precisarían para sostener el mercado ilícito de vehículos?

Podría pensarse que siempre hay pluralidad de agentes, desde un mínimo de dos (quien sustrae y quien recibe el vehículo) hasta situaciones en las que habría más partícipes: quien sustrae, el mecánico o una o varias personas con conocimientos de mecánica para desarmar o reacondicionar el vehículo (a los efectos de borrar los sistemas de identificación, montar o adaptar partes o piezas de los vehículos, etc.), el receptor de las autopartes o de los vehículos (ya sea para su uso particular, para venderlos o trasladarlos al exterior), etc.

 Por último, podría haber hasta un financiador o capitalista de esa actividad y se necesitaría un mínimo de logística, contar, aunque sea con una organización rudimentaria, tanto de personas como edilicias.

 En cuanto a la colocación del vehículo en el mercado ilícito, podría ser tanto la colocación del vehículo íntegro – el cual puede continuar circulando tal como fue sustraído o transformado o con una chapa matrícula cambiada-, o la colocación de las partes y repuestos del mismo, dejando este último punto en evidencia las dificultades del mercado nacional de autopartes.

 Uruguay, a su vez, presenta la situación de que no se controlan la cantidad de marcas que se pueden importar, generando esto una multiplicidad de marcas y modelos de vehículos en el mercado que no tienen un respaldo en cuanto a la existencia de repuestos o incluso la posibilidad de importación de estos en la proporción que podría ser demandada, provocándose de esta forma la falta contumaz de piezas originales de muchas marcas y modelos de vehículos.

 De lo antes expresado se deduce sin dudas el estímulo que constituye para la actividad informal la falta de repuestos o la demora en la importación de estos.

 En consonancia con lo anterior debe tenerse en cuenta que las dificultades para establecer controles e identificación de las autopartes y distintos tipos de repuestos, determina que el mercado ilícito sea sustentable.

 Respecto a la colocación fuera del país del vehículo hurtado y/o rapiñado, en atención a algunos estudios y operaciones que ha realizado Interpol, así como algunos datos de los recuperos que brindaron las compañías aseguradoras, se presume que muchos de los vehículos hurtados y/o rapiñados en territorio nacional son comercializados en algunos países de América Latina.

Si bien no se tiene en forma clara la operativa, se conoce su existencia mediante evidencias y otros mecanismos de investigación como los mencionados (en especial a través de Interpol).

 En tal sentido, se ha recopilado material de distinta índole que refiere a la problemática planteada, relacionada con el mercado ilícito internacional, sin perjuicio de algunas las conclusiones que se desarrollan a continuación. Desde el año 1988 ya se manejaba en la prensa de Paraguay, que ese país era un paraíso del contrabando de coches.

 El 50% de sus habitantes utiliza automóviles robados en Brasil.

 En idéntico sentido la prensa manejaba en el año 2014, que Paraguay se había convertido en un gran mercado para vehículos robados y que la Fiscalía de ese país, estaba investigando una red de corrupción que incluía funcionarios de Aduanas y despachantes.

En igual manera la prensa argentina en el año 2001 refería que los autos Mercedes Benz CLK que circulaban por el referido país, provenían de Uruguay y Brasil, agregando que se reexportan a Bolivia y Perú, y que los papeles apócrifos a fin de legalizarlos se realizaban en Paraguay.

 Por su parte la página web de la empresa de seguros “Seguros al día” de Argentina, en el año 2016 analizó la problemática del robo de vehículos.

Destaca que dichos vehículos pueden tener como destino, la venta por piezas en desarmaderos ilegales o el traspaso por la frontera de vehículos de alta gama hacia Bolivia y Paraguay.

 Señala que los desarmaderos han cambiado su modalidad, funcionando en lugares más chicos y cerrados como una suerte de delivery.

 Entre las listas de vehículos más robados, se encuentran el VW Gol, Peugeot 308 y Fiat Duna.

 Asimismo, la preocupación del tema vinculado al mercado ilícito de vehículos no sólo preocupaba y preocupa a la prensa internacional, sino que en la Reunión Preparatoria de la VIII Reunión Especializada de Ministerios Públicos del MERCOSUR y Estados asociados, celebrada en octubre del año 2009 en Montevideo, uno de los puntos que se trató fue la “restitución internacional de automotores hurtados”.

Se sostuvo que el tema de robo y hurto de automotores debe ser tratado desde una perspectiva de prevención de estas actividades ilícitas, por tanto, las delegaciones de los Ministerios Públicos, acordaron sugerir a los foros correspondientes del MERCOSUR la adopción de políticas criminales comunes para abordar este tema.

 Por su parte Interpol en el año 2015, sostenía que la delincuencia relacionada con vehículos es una actividad con un alto nivel de organización que afecta a todas las regiones del mundo.

 Agregaba que, en la mayoría de los casos, este tipo de delitos está vinculado a otras actividades de la delincuencia organizada que van desde el tráfico de drogas y de armas hasta el terrorismo internacional.

 En base a ello, la Secretaría General de Interpol gestiona la base de datos sobre vehículos robados del Sistema de Búsqueda Automática (SBA) para ayudar a las policías de los 190 países miembros en su lucha contra el robo y el tráfico de vehículos a escala internacional.

 A finales de 2014, la base de datos contenía más de 6.800.000 registros de vehículos de 128 países cuyo robo había sido denunciado.

En 2014 se llevaron a cabo más de 117 millones de búsquedas de las cuales unas 132.000 dieron un resultado positivo.

 Interpol ha patrocinado dos proyectos, el INVEX y el FORMATRAIN, destinados a combatir el robo de vehículos. En el primero colaboran los fabricantes de automóviles y los países miembros, a fin de establecer nuevos procedimientos para detectar vehículos robados y mejorar la calidad de la información que figura en la base de datos del SBA.

En el segundo proyecto, Formatrain, se cuenta con la participación de expertos en vehículos procedentes de 15 países y de tres entidades privadas, y tiene por objetivo la elaboración de material didáctico normalizado destinado a facilitar las investigaciones de casos internacionales de robo de vehículos.

 El grupo de Interpol especializado en vehículos robados recibe el apoyo de 11 países miembros y está integrado por funcionarios de policía e investigadores privados, todos ellos expertos en la investigación de delitos relacionados con vehículos.

 Este grupo se desplaza a los países miembros, a petición de estos, para aportar su ayuda en operaciones importantes sobre este tipo de delitos, normalmente en puestos fronterizos o puertos de mar. Desde 2009, el grupo ha intervenido en 17 operaciones y ha contribuido al decomiso de 310 vehículos robados, así como a la detención de cerca de 170 personas.

 A su vez, Interpol cuenta con una plataforma de información, que contiene documentos analíticos sobre los delitos de este tipo a escala internacional, así como una amplia sección de recursos.

 Los usuarios autorizados tienen también a su disposición manuales de identificación y material didáctico.

 En idéntico sentido, la oficina regional de Interpol para América del Sur coordinó el llamado operativo “Blindaje II”, que tuvo lugar entre el 14 de julio y el 1° de agosto de 2014 en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela, y se centró en el robo y el tráfico de vehículos. Repercusiones económicas de las resultas del operativo: aproximadamente U$S 24.000.000.

 En el mismo intervinieron representantes del sector privado, como Tracker Colombia, Tracker Brasil. Se recuperaron un total de 1648 vehículos.

En síntesis, las hipótesis que se manejan en cuanto al eventual destino de los vehículos robados es la venta por piezas en desarmaderos ilegales, el propio mercado interno de los países receptores de los vehículos, acompañado ello de la confección de papeles apócrifos, o constituirse como medios de pago a cambio de drogas o armas.

 En definitiva, en la mayoría de los casos, este tipo de delitos está vinculado a otras actividades de la delincuencia organizada que van desde el tráfico de drogas y de armas hasta el terrorismo internacional.

 En cuanto a las sustracciones de chapas matrículas, ese hecho tiene vinculación con todas las hipótesis descriptas anteriormente.

Así se ha advertido en muchos casos que las chapas matrícula hurtadas se utilizan tanto para cambiar la chapa matrícula original de un vehículo hurtado y/o rapiñado y con él cometer otro ilícito como para instalar esa chapa matrícula hurtada en otro vehículo y colocar éste en el mercado informal provocando las dificultades de identificación que fácilmente se pueden deducir.

HURTOS CHAPAS MATRICULAS

 En el año 2018, se sustrajeron 8 chapas matrículas las cuales no fueron recuperadas. Son de un auto Mercedes Benz del año 1974, Volkswagen Gol del año 1997, Lada del año 1994, Peugeot, Suzuki Marutti, DFSK.

 En el año 2019, se sustrajeron 18 chapas matrículas, las cuales tampoco fueron recuperadas, pertenecientes a un auto Morris WF 830 del año 1971, Toyota Corola del año 2006, Volkswagen (Gol del año 2013, un Santana y un Amazon), Hyundai del año 2012, Citroën del año 2011, Volkswagen del año 1995, Chevrolet Corsa del año 1999, Aveo de los años 2009, 2012 y 2010, DFSK y Renault de los años 1993 y Peugeot del año 2000.

 En el año 2020, se sustrajeron 32 chapas matrículas correspondientes a un Mercedes Benz , Volkswagen de los años 1989 y 1994,  de Renault Twingo del año 1997,   Ford Corcel del año 1980 y Festiva del año 1993, Hyundai , Fiat Fiorino, Citroën Saxo, Chevrolet del año 2009, Nissan del año 2008 y Geelly del año 2012.

 La información ha sido recabada del SGSP, no surgiendo datos completos.

INFORMACIÓN DE LA WEB:

MERCADO LIBRE: Con fecha 09 de AGOSTO de 2020 y 27 de, se ingresó a la página web.

 En el rubro “autos” se seleccionó en buscador “autopartes”, “desarmaderos” aparecen las siguientes categorías: -101 resultados autopartes en Canelones, Montevideo, Artigas , Colonia, San Jose, Paysandu etc; – rubro desarmaderos aparecieron 122 -carrocerías  anuncios otro repuestos  Montevideo,  Canelones. Ofertas: repuestos fiat 600, cajas de cambios, vw, fiat, toyota, nissan, tapas de cilindros, diferenciales, direcciones, puertas, etc. varios modelos, envíos al interior, Autopartes de carrocería, mecánica, airbags, interiores, etc.

Otras marcas: Volkswagen, Nissan, Peugeot, Citroen, Renault, Honda, Chevrolet, Suzuki, Effa y más. “Zona Tres Cruces, tenemos varios repuestos chery qq.

 “DESARMADERO AV”, venta de tapas, cajas, diferenciales, puertas, direcciones, carrocerías, etc de varios modelos, envíos al interior, “Autopartes Chevrolet”. “Autopartes Honda”. En “Autopartes Honda” ante una pregunta de un comprador dieron como precio “guardabarros izquierdo y puerta del Honda: $1.500 y cada puerta $6.000”.

Autopartes Villa Hermosa (Barros Blanco Canelones) “Ford gl 1.3 para repuestos motor armado andando $ 16,500 caja de 5ta $ 5,500, vendo carrocería BMW 320 $ 18500 sin motor ni caja”.

 Consulta de un usuario de páginas de mercado libre: “Buen día. Carter para la Fiorino 1.7 diésel del año 1997 tendrán? Gracias”, le contestan que sí a $1.500.

 Usuarios preguntan a Desarmadero Av. si tienen repuesto para Gol 96, Chevrolet Kadet, Ford Ranger 2006/2008, Fiorino 1997, Maruti 800 y Berlingo 2001, con cuatro respuestas negativas y dos positivas. En el rubro “Motos”: Repuestos Yamaha YB50, ubicado en Jardines del Hipódromo, Repuestos para Yamaha Rx 100 125 (los precios oscilan entre $ 1000 y $ 1500).

Página web OLX: Con fecha 09 de AGOSTO de 2021, se ingresó a la página web en rubro

“Autos”: Se seleccionó en buscador “autopartes”, “desarmaderos”, “accesorios para autos”, figurando lo siguiente:

 -6 resultados de desarmaderos -todos en el interior del país (Las Piedras, Nueva Helvecia, San José de Mayo), -otro aviso refiere “Subaru j10 hay de todo” ubicado en el Cerro, con fotos de autopartes, imposibilidad de identificar al vehículo al que pertenecen; -oferta de “autopartes”: 4 avisos: “Para Fiat 1 Fiorino” sin fotos ni localización y otro ubicado en Colón, sin fotos ni descripción de qué tipo de autopartes, el resto en el interior del país; -aviso de “accesorios para autos”: se ofrecen repuestos de Chevette, Chevrolet, Subaru, (motor con caja de cambio completo chasis vidrios líquido todo en $15.000), -en uno de los avisos se oferta un Mercedes Benz por parte o entero, luce una foto de un gran desarmadero, con vehículos oxidados y autopartes varias, único dato que brinda es “Cno. Maldonado” y un celular que sólo admite SMS.

En rubro Motos: -54 avisos, 19 ubicadas en Montevideo y por ejemplo 14 en Tacuarembó

REDES SOCIALES: La proliferación de las redes sociales (Facebook, MySpace y YouTube, Twitter), también han permitido que la oferta y la demanda se unan en el ciberespacio, con todas las dificultades que ello conlleva en cuanto a la ubicación e identificación de los actores, así como a la comprobación o control de los objetos ofertados.

PRENSA:

Diario El País

 El Gallito Luis

 No tienen rubro dedicado a autopartes o repuestos de motos o de autos.

 Hay un rubro “Accesorios y Repuestos”: direcciones hidráulicas, diferenciales, bombas de fuerza para todas las marcas, cajas de cambio para camiones.

 Hay varios avisos de repuestos originales de autos, de empresas con sus respectivos logos.

Diario El Observador AÑO 2010: En el artículo titulado “Motos: un mercado que late a dos ritmos diferentes”, se manejaba por el periodista que el año 2010 fue el pico de ventas de motos en especial de baja cilindrada, habiendo alcanzado a una importación de 119.741 por un total de U$S 56.723.426.

 En el año 2011 descendió la cifra de importaciones, repuntando en el 2012 y esperando para fines del año 2014 un total de 60.000 unidades importadas.

 Por parte de comerciantes del rubro esperaban una merma en las ventas para fines de 2014 del 20% frente a 2013. Se explicaba en ese momento (2014) la caída de la venta de motos en la suba del dólar y “el creciente endeudamiento del público comprador de motos”, dificultando la obtención de créditos.

Sin embargo, el mercado de las motos de alta cilindrada no sufrió la merma referida. En el año 2013 se duplicaron las ventas con respecto al año 2012, y a su vez en el 2014 se comercializó un 10% más que el año 2013.

 2010 alrededor de 125.000 unidades;

 2011 /101.000;

2012 /97.000;

2013/ 81.000;

2014/ 60.000.

Año 2015: En el artículo de fecha 19 de abril de 2015, titulado “Mercado negro de los repuestos explica cantidad de robos a autos”, refiere el periodista que entre el 1º de enero y el 31 de marzo de 2015 hubo en todo el país 757 hurtos de vehículos, un promedio de 8 por día.

 Dice que comparando con el año 2014 igual período, hubo un descenso de 5,4% de vehículos y específicamente de autos, la baja fue de 4,2%. Reflexiona que la mayoría de los robos de autos tiene como objetivo la reventa de su parte en el mercado negro, ya que en plaza no existen los repuestos suficientes de algunos modelos que todavía circulan por la calle.

 Expresa que según el Ministerio del Interior el listado de las marcas más hurtadas está encabezado por algunos de los tipos de vehículos que son más vendidos, pero a su vez entre las tres primeras están las marcas con modelos años en plaza.

 Manifiesta que VW es la marca más hurtada de los primeros meses del 2015 (166) y le sigue Fiat con 149 y Chevrolet con 117 (suman el 57% del total de robos de autos).

 Agrega que, se roban los vehículos que tienen repuestos caros o los que tienen piezas difíciles de conseguir en el mercado (según dijo el presidente de la Asociación de Concesionarios de Marcas de Automotores -Ascoma “Hay oferta porque se genera mucha demanda”).

 La venta de vehículos cero kilómetros repuntaron en marzo del año 2015, después de 8 meses consecutivos de caída, según ACAU. Ascendió a 4.864 unidades en marzo. El 70% fueron vehículos para uso familiar, el 22,4% utilitarios y el resto automóviles deportivos.

La venta creció un 9,3% en la medición interanual a marzo, poniendo un alto a la caída que se venía produciendo desde julio de 2014. En artículo de fecha 27 de julio de 2015, titulado: “Se vendieron a mayo la mitad de las motos que hace cuatro años”, maneja el periodista la caída en el comercio de motos y de automóviles.

Durante los primeros cinco meses del año, cayó la venta de motos en un 17%. Con respecto a los automóviles de 1.000cc mostró un crecimiento de 13,9% en el período enero-mayo respecto a 2014 al alcanzar las 4.743 unidades.

 Lo contrario ocurrió con automóviles de mayor cilindrada.

 En definitiva, la comercialización de vehículos nuevos sufrió una caída, con excepción de los de cilindrada media.

Una posible explicación a la merma en la venta de motos sería la proliferación en el mercado de autos de origen chino que se encuentran en la franja de los U$S10.000 y con amplias facilidades de pago.

Año 2016:

 “Crisis de la industria de autopartes”: Para el año 2016 quedan ocho empresas de autopartes, pero la producción en su totalidad es para el exterior debido a un conjunto de variables: dificultades para ingresar a Argentina y Brasil, abolición del sistema general de preferencias con Europa, el surgimiento de Paraguay como competidor y costos locales.

CONCLUSIONES

 En CONCLUSIÓN, podría afirmarse: que los datos vertidos en el presente informe muchos de los cuales seguramente son de conocimiento cotidiano y se asientan en una investigación de carácter explorativo, explicativo y descriptivo (abierta a su revisión y aporte fundamentalmente desde otras disciplinas de la ciencia) que además permitiría corroborar las hipótesis de trabajo planteadas inicialmente en cuanto al porqué y para qué se hurtan y/o rapiñan vehículos.

 La información sobre el mercado de vehículos hurtados y/o rapiñados es escasa, a pesar de que la existencia e importancia de este mercado ilícito se ve reflejada en el número importante de denuncias de vehículos sustraídos en el período abarcado, así como el bajo índice de recuperación.

 La cuestión es, si es viable inferir la existencia de un mercado atractivo donde se compran y se venden los vehículos que han sido sustraídos, donde la oferta y la demanda se unen.

 Su principal sustento se encuentra en que gran parte de los delitos cometidos tienen una motivación económica, por lo que dificultando la operación del mercado de los bienes robados se desincentiva la comisión de delitos contra la propiedad.

 Por un lado, se debe abordar la demanda generando conciencia entre el público, que por medio de su compra fomenta un mercado que estimula la comisión de delitos, y por otro abordar la oferta, generando estrategias de control que puedan dificultar la operación de los mercados ilícitos.

 Representación de la problemática: Los actores involucrados en el fenómeno criminal objeto del presente informe, tiene en su centro al propietario del vehículo o víctima, quien en definitiva se posiciona como un ofertante involuntario de un producto: su vehículo, y el que demanda o requiere una autoparte o un vehículo, quien no necesariamente tiene que ser consciente del origen ilícito del producto que demanda.

 Es entonces que el centro del problema lo constituye, la unión de la oferta-involuntaria y la demanda.

Propietario vehículo y el demandante Compañías seguros Empresas formales, informales, ilícitas Reducidores ocasionales

Reducidores profesionales

Organismos estado Justicia policía legislación

En torno a esos dos principales protagonistas, se encuentran los demás actores funcionales al fenómeno.

Los reducidores, tanto los ocasionales como los profesionales, quienes procuran satisfacer una demanda y van en busca de la oferta-involuntaria.

 En ese andamiaje se encuentran las empresas constituidas y formales que se ven perjudicadas también por el funcionamiento paralelo de ese mercado ilícito y las empresas o emprendimientos informales o ilícitos que se nutren de esos reducidores profesionales u ocasionales.

 Una vez que esos actores entran en escena ingresan las empresas aseguradoras, la policía y la justicia. Estos dos últimos en una mínima proporción.

 Por su parte los organismos del Estado y la legislación, si bien no estarían directamente involucrados, son parte importante por vía indirecta a la mecánica del fenómeno.

 Los primeros por eventuales faltas de coordinación y/o contralor y la legislación por carencias y/o contemplaciones a determinados intereses (legítimos), que a la larga pueden facilitar el andamiaje de ese mercado ilícito.

 Correspondería resaltar que: El fenómeno criminal de los hurtos y/o rapiñas de vehículos no ha sido objeto ni de estudio ni de persecución como tal (mucho menos de prevención o disuasión) por parte de las autoridades en el 2018-2019 sin perjuicio de actuaciones concretas en casos puntuales o individuales.

La lógica indica que habida cuenta que el parque automotor de Montevideo, en su gran mayoría se encuentra por varias horas en la vía pública, es mucho más sencillo y precisa menos logística, hurtarlos que rapiñarlos, por ello se explicaría la gran diferencia que existe entre el número de denuncias de hurtos y rapiñas de vehículos,

(Total rapiñas 2018-29.897/2019- 30650 un aumento de 753 rapiñas)

(Total hurtos 2018-145.859/      2019-139.623 dando como resultado 6232 hurtos menos).

 Pero, asimismo, el incremento que se ha manifestado de las denuncias de rapiñas de vehículos también tiene su aparente explicación, en las características de los vehículos objeto de este delito.

 Cuentan con sistema de seguridad y encendido, más sofisticados, por lo que se torna más rápido y requiere menos “conocimiento mecánico” rapiñarlos que hurtarlos.

 Además, es también significativo el año de los vehículos hurtados, que oscilan entre 1970 y 2000. ¿La explicación?: los autos nuevos tienen sistema de alarma y protección que dificulta maniobrar con los mismos en la vía pública.

 Al contrario, los autos anteriores al año 2000 carecen de sistemas de seguridad sofisticados o es más fácil por ej. Realizar “un puente” a fin de encenderlos.

La Policía no cuenta con un departamento especializado en materia vehicular desde el año 2011 y en la actualidad tiene pocos peritos en materia vehicular.

 A nivel internacional no se ha participado de las investigaciones que referidas a este tema ha realizado Interpol en otros países de América.

 Tal como se revela en las actuaciones policiales y/o judiciales, en ocasión de investigar delitos más graves (homicidio, por ejemplo) quedan al descubierto operativo vinculados con el mercado ilícito de vehículos.

 El delito de hurto y/o rapiña de vehículos muchas veces ni siquiera es investigado como tal -ya no globalmente, sino que muchas veces ni siquiera individualmente y su resolución aparece por vía colateral en virtud del estudio de otro ilícito más grave o casualmente por operativos puntales generados por alguna denuncia o en la búsqueda de indicios durante la investigación de otros delitos por parte de las autoridades correspondientes.

 La actividad delictiva en estudio implicaría siempre más de un agente involucrado; ello va desde la más precaria de las logísticas hasta organizaciones criminales con multiplicidad de operadores y locaciones.

La falta de persecución y/o investigación de los delitos de hurtos y/o rapiñas de vehículos, como fenómeno criminal, sumado al rédito económico que el delito implica, alienta su comisión en cuanto los delincuentes sopesan esas variables en el binomio riesgo-beneficio.

 Uno de los aspectos calibrados tiene que ver según Donnangelo, con la probabilidad de la sanción o del riesgo de penalización:

 En otras palabras, consistentemente con lo que postulan algunas teorías criminológicas conocidas genéricamente como teoría de la Disuasión o de la Elección Racional (Wilson, 1975; Levitt, 2004; Liska, 1999), parecería que la probabilidad de sanción es un elemento conocido en alguna medida por quienes deciden violar la ley penal y que interviene en el cálculo respecto de si delinquir o no y respecto de qué tipo de delito llevar a cabo. (Donnangelo, 2006)

 No se han advertido estrategias de control que involucren conjuntamente a las instituciones públicas y privadas, que tiendan a disuadir la operación de los mercados de circulación de objetos habidos ilícitamente.

 En tal sentido, la oferta y la demanda en materia de mercado ilegal de vehículos hace tiempo que se han encontrado.

 Por ello, un elemento importante, tendiente a la reducción del mercado ilegal es reconocer la necesidad de coordinación entre las diversas instituciones que tienen injerencia en el control de este, ya que la realidad muestra que por sí solas, han sido ineficientes para abordar el tema de manera integral, a fin de poder detectar reducidores ocasionales y profesionales (individuales o comercios), instalación de ferias informales, etc.

 Lo anterior tiene la ventaja de que permite utilizar una serie de herramientas, no necesariamente penales, en la persecución de los reducidores de especies robadas.

Entre ellas, podría incluirse la persecución civil (a través de normativas municipales y tributarias) y la generación de estrategias de marketing que refuercen en el público comportamientos que desfavorezcan el mercado de bienes robados y estimulen medidas de auto-cuidado; en tal sentido no hay difusión (por la prensa, por parte de las autoridades, etc.) de esta problemática global al público en general a fin de advertir las consecuencias de la adquisición de partes o vehículos de dudosa procedencia.

 La necesidad de controles interinstitucionales se advierte también a fin de prevenir la comisión de otros ilícitos posteriores al hurto y/o rapiña de algún vehículo, ya que, de acuerdo con los relevamientos, ocurrido el hurto y/o rapiña de un vehículo, muchas veces éste se utiliza algunos días después para la comisión de otro delito, en tanto ello no ocurre los vehículos se ocultan en algún taller, garaje, estacionamiento, etc., o circulan incluso con matrículas cambiadas o sin ellas.

 La actividad judicial (jueces y fiscales) y policial no ha sido suficientemente efectiva –a juzgar por la cantidad de casos esclarecidos– en la sanción de las conductas delictivas vinculadas a este fenómeno.

 La normativa actual ha hecho propicio el mercado de la circulación ilegal de partes o piezas de vehículos prohibiendo la importación de repuestos usados (desde el año 2005), no controlando el ingreso de marcas de vehículos al mercado y no favoreciendo una industria de producción de piezas o repuestos identificables, para abastecer el mercado nacional; actualmente toda la producción nacional se exporta.

 Asimismo, las reglamentaciones de cada Intendencia no mantienen el mismo rango de exigencia respecto a los bienes automotores registrables, lo que hace posible la circulación de vehículos en condición “irregular” en distintas partes del país.

 Esta situación es más acentuada aún en el caso de las motos.

Si bien hay un organismo registrador de vehículos centralizado a nivel único y nacional (SUSIVE) no todos los agentes dedicados al control en vía pública cuentan con acceso a la información.

 El costo económico del fenómeno es de relevancia, tanto para las aseguradoras que abonan las indemnizaciones como para las víctimas que pierden sus bienes o deben reforzar los sistemas de seguridad de los vehículos (o adquirir marcas más costosas que cuentan con otros dispositivos de seguridad de fábrica) y /o asumir el alza de los precios de las pólizas de seguros.

 Asimismo los talleres de reparación de vehículos por sí o a través del trabajo que cumplen para las aseguradoras – tampoco pueden satisfacer las necesidades de sus clientes por la falta de repuestos, lo cual entorpece los tiempos de reparación y repercute en el volumen de trabajo y en la disconformidad de la clientela (llegando incluso al Área de Defensa del Consumidor esta temática).

 A su vez nivel a internacional basados en el informe de Interpol referido supra (operativo Blindaje II), las repercusiones económicas del negocio ilícito de vehículos alcanzaron los U$S 24.000.000.

 A nivel nacional si bien la información de las compañías aseguradoras no ha sido brindada en su totalidad los datos proporcionados indican que se han pago indemnizaciones por casi US$ 34.500.000

 En todos los casos los índices de recuperación de los vehículos (y por tanto de recupero económico) son muy bajos (en el caso del Banco de Seguros del Estado no llegan al 20% del total de los vehículos desaparecidos).

 En la misma línea de la conclusión anterior, en tanto la gran mayoría de los vehículos hurtados y/o rapiñados no se recuperan o no aparecen, podría alentarse la idea de que los vehículos son desarmados para comercializar sus partes, otros son “desaparecidos” para eliminar rastros de la comisión de algún delito, otros son vendidos a otros países y otros podrían estar circulando “transformados” y empadronados en comunas del interior de nuestro país con menores exigencias y/o controles que en la capital a la hora de empadronar y rempadronar vehículos.

En cuanto a los sistemas de cámara-vigilancia, según los datos numéricos obtenidos del Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior, desde la puesta en funcionamiento del mismo en el año 2013 en la zona de la Ciudad Vieja los delitos sufrieron una baja. Desde el 2013 a la fecha las denuncias de los hurtos y rapiñas bajaron más de un 65%.

En relación con la incidencia de los índices pobreza e inflación con el número de delitos, existe una “aparente paradoja”.

 En efecto, en Uruguay los niveles de pobreza e indigencia continúan disminuyendo en forma incesante desde 2004 y llegaron a niveles históricamente bajos en 2014.

 Sin embargo, las denuncias de delitos de hurto de vehículos se mantuvieron aproximadamente en un 16% del total de denuncias de hurto en el trienio estudiado y las denuncias de delitos de rapiñas de vehículos tuvieron un ascenso sostenido en idéntico período: del 12%, 14% y 15% aproximadamente.

 La problemática en estudio importa y preocupa al público en general, quien también advierte la inexistencia de controles, fallas en la legislación, inoperancia de las autoridades involucradas en el tema, etc.

 Por último, siendo la mayoría de los problemas planteados en torno al fenómeno criminal estudiado, falencias que tienen que ver con el marco regulatorio, el de control y el de sanción, parecería que algunas soluciones y conductas que puedan ser tendientes a mejorar la problemática no deberían ser tan poco probables de llevar a cabo en un tiempo razonable a fin de ofrecer algunas respuestas a las víctimas.

ALGUNOS CONCEPTOS PARATENER EN CUENTA A LOS EFECTOS DEL PRESENTE TRABAJO

Autopartes: piezas de vehículos (autos, motos, camionetas y camiones).

Expediente judicial: conjunto de documentos que corresponden a las actuaciones de carácter judicial.

Fenómeno Criminal: es aquella manifestación de la criminalidad que, más allá de tener una nominación concreta del fenómeno tratado, implica una delimitación temporal y territorial del mismo, así como un modus operandi de los ejecutores, que pueden o no pertenecer a una organización criminal y supone consecuencias en el grupo social o en determinado sector.

Fuentes abiertas de información: aquellas fuentes a las que se puede acceder libremente por cualquier solicitante y/o usuario que tenga interés en la consulta (a vía de ejemplo: prensa oral y escrita, sitios web).

Fuentes cerradas de información: refiere a las fuentes que no tienen publicitada su información o al menos no la tienen en la forma que el requirente la pretende (a vía de ejemplo: entrevistas con los diferentes actores involucrados, expedientes judiciales, vistas fiscales).

Localización estratégica: ubicación geográfica del fenómeno vehicular en estudio, que en el presente caso se circunscribe al departamento de Montevideo.

 Asimismo, consiste en determinar los lugares que generan delitos por el gran número de personas y vehículos por razones ajenas a una motivación delictual. (Fundación Paz Ciudadana, IACA, año 2008). 

Mercado ilícito: aquel donde confluyen los vehículos objeto de hurtos, rapiñas o receptación y reingresan al mercado, pero nunca desprendiéndose de su origen ilícito.

Mercado informal: aquel donde confluyen actividades o espacios relacionados con vehículos carentes, escasos o ineficiencia en los controles por parte de los actores estatales encargados de ello y que podrían (aunque no en todos los casos) formar parte también del mercado ilícito.

Mercado legal: aquel que se encuadra en el marco normativo legítimo y por tanto no ingresa en ninguna de las dos categorías referidas supra.

Metodología: es un concepto que tiene que ver con el medio utilizado (del griego “métodos” quiere decir camino o vía) para llegar a un fin, en tanto la investigación es la actividad humana orientada a la obtención de nuevos conocimientos y su aplicación para la solución de problemas o interrogantes.

Observatorio Nacional Sobre Violencia y Criminalidad: oficina que depende del Ministerio del Interior y que tiene la finalidad de brindar datos confiables y reales, elaborados mediante una metodología rigurosa para el tratamiento de los principales indicadores sobre la evolución de la criminalidad y la gestión policial en nuestro país.

Período abarcado: lapso delimitado para el fenómeno en estudio que en este caso refiere al período 2018-2019 y primer trimestre del año 2020.

SGSP: Sistema de Gestión de Seguridad Pública (soporte informático para registrar por parte de la autoridad policial las denuncias de eventos (delitos, faltas, novedades y accidentes) realizadas ante la autoridad policial por las personas afectadas o partícipes de los hechos que se denuncian.

Vehículos: comprende autos, camionetas, camiones y motos.

Zonas: refiere a las zonas policiales del Depto. de Montevideo en función de las seccionales policiales comprendidas.

 Zona 1: seccionales 1 a 7 y División Cárceles.

 Zona 2: seccionales 9 a 11 y 13 a 15 y Violencia Doméstica.

 Zona 3: seccionales 8, 12, 16 a 18 y 25 y Prefectura y Zona.

 4: seccionales 19 a 24 y otras Dependencias.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Bravo, J. Fco., “No compre delincuencia. Estrategia de reducción del mercado de los bienes robados”- Fundación Paz Ciudadana, 2006. Chile.
  • Curbelo Soria, Carmelo, “El automotor en el derecho uruguayo” – 2º edición. AEU, 2014. Uruguay.
  • Donnangelo, Javier, “Evolución y patrones recientes de la criminalidad en Uruguay (con especial referencia a la violencia letal)”-

 www.mininterior.gub.uy/observatorio/index.php/estudios, 2006. Uruguay.

  • Donnangelo, Javier, “Efectos del sistema de videovigilancia de Ciudad Vieja (julio 2014)”- www.mininterior.gub.uy/observatorio/index.php/estudios, Uruguay.
  • Fundación Paz Ciudadana, “Análisis delictual: enfoque y metodología para la reducción del delito.” – FPC, 2006. Chile.
  • Fundación Paz Ciudadana, “Análisis delictual: técnicas y metodologías para la reducción del delito” – FPC, 2010. Chile.
  • Hernández Sampieri Roberto y otros, “Metodología de la Investigación”. Enero 1997.
  • Interpol, “Informe analítico – Delitos relacionados con vehículos desde una perspectiva mundial” www.interpol.int
  • Naciones Unidas, “Convención contra la Delincuencia Organizada Transnacional”, celebrada en Palermo en el año 2000, ratificada por la Ley 17.861, en su art. 2, y el art. 414 de la Ley 18.362.
  • Ronald Clark y Eck John, “60 pasos para ser un analista delictivo” – INACIPE, 2008. México.
  • Torres Estrada, Pedro Rúben y Santiago Quintos Oscar Aaron, “La inteligencia en el nuevo sistema de justicia penal”
  • www.aduanas.gub.uy
  • www.bse.com.uy

www.radiosarandi690.com.uy

RESEÑA.

El curso de formación de Analista en la pericia automotriz, con el material aportado por CIDEPA y la información a la que pude acceder, nos demuestra lo importante de contar con personal capacitad6 en la materia, también el cambió que debería realizarse en la legislación  vigente para la persecución del delito del hurto automotor, necesitando el trabajo interinstitucional  entre las partes dígase JUSTICIA, Ministerio del Interior, de Transporte, Industrias e Intendencias.

Descarga el trabajo completo (Clik Aquí)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario